VIENA EN 3 DÍAS

Eduardo G. ⓒ

¿Qué ver en Viena?

Viena es una ciudad increíblemente bella donde abundan los palacios y museos, así que si te hace mal tiempo no te debes preocupar.

Si eres amante del arte, te recomiendo echar un vistazo a los museos que más te pueden interesar según tus preferencias, ya que hay más de una treintena de museos en la ciudad. También debes de tener en cuenta a la hora que cierran, ya que muchos sitios a las 18:00 ya han desalojado a los visitantes.


Día 1

1. Palacio Imperial de Hofburg


Eduardo G. ⓒ



El Palacio Imperial es el más grande y representativo de Austria. Ha sido residencia de los Habsburgo  y emperadores de Austria y del Imperio Austrohúngaro. En la actualidad, es la residencia del presidente de la República.

El palacio alberga en su interior un sin fin de estancias, entre las que se puede encontrar una iglesia, varios museos, la Escuela Española de Equitación o la Biblioteca Nacional, que merece la pena visitar.

Horario de lunes a domingo de 9:00 a 17:30.


2. Museos Gemelos:

Si cruzamos la avenida veremos un par de edificios simétricos, se trata de dos museos situados a ambos lados de Maria-Theresien-Platz y es un plan perfecto para los días lluviosos. Además en el museo de Historia Natural podrás encontrar replicas de dinosaurios que se mueven, microscopios por los que los niños pueden observar y algunos objetos con los que interactuar, haciendo de él un gran atractivo para los niños.
  • Museo de Historia del Arte de Viena (Kunsthistorisches Museum).
  • Museo de Historia Natural de Viena (Naturhistorisches Museum).
Eduardo G. ⓒ



3. Parlamento de Austria (Österreichisches Parlament)

Muy próximo a los Museos Gemelos y al Palacio Imperial, se encuentra el Parlamento de Austria, que es uno de los edificios más famosos de la ciudad, construido en un estilo griego clásico, que llama bastante la atención a los turistas.  Actualmente, se encuentra en labores de conservación, por lo que no te asustes si ves los andamios y vallas.


4. Ayuntamiento de Viena (Wiener Rathaus)

Es un edificio de estilo neogótico, diseñado por Fiedrich von Schmidt. Si observamos, en lo alto de la torre hay una escultura dorada, de 3,5 metros, símbolo de la ciudad de Viena, se trata de el Rathausmann.


5. Iglesia Votiva (Votivkirche)

La Iglesia Votiva del Divino Salvador es junto a la catedral uno de los monumentos religiosos más relevantes de toda la ciudad. Fue mandada construir por Maximiliando de Habsburgo y es obra del arquitecto Heinrich von Ferstel, de estilo Neogótico e inspirada en la catedral de Colonia.

En la actualidad, se encuentra su fachada principal en labores de mantenimiento, aunque eso no impide disfrutar del interior del templo y fachadas exteriores.

Otros lugares de interés en el recorrido son:
  • El Teatro Imperial de la Corte (Burgtheater).
  • Universidad de Viena.
  • Albertina: es un museo que se encuentra en el centro de Viena, muy próximo al Palacio Imperial y en su interior se pueden encontrar unos 65.000 dibujos y grabados de todas las épocas. Las obras más llamativas son las del pintor Alberto Durero.



Día 2

6. Palacio Schönbrunn

El Palacio Schönbrunn era la residencia de verano de los Habsburgo. Es una visita obligatoria, aunque sea para recorrer los jardines y ver la arquitectura exterior del edificio. Si el tiempo lo permite deberías de perderte por las fuentes de sus jardines e ir subiendo hasta la Gloriette, que en la actualidad es una construcción acristalada con vistas a un pequeño lago y al palacio, desde lo alto de la colina.

Eduardo G. ⓒ



7. MuseumsQuartier

Es el barrio de los museos y se trata del octavo espacio cultural más grande del mundo, con un total de 60.000 m2. Entre los museos que alberga podemos encontrar el Mumok (que es el equivalente al museo de arte moderno de Viena), el Leopold Museum y varios espacios de arte contemporáneo con exhibiciones temporales.

Por las tardes los viernes y fines de semana se respira un ambiente bastante agradable, cuando los jóvenes acuden a disfrutar de su tiempo libre y el arte.



8. Opera Estatal de Viena (Wiener Staatsoper)

Se trata de una de las operas con más prestigio a nivel mundial. Fue inaugurada en el 1869, pero posteriormente sufrió varias remodelaciones e incluso un bombardeo durante la Segunda Guerra Mundial que destruyo el escenario y sala de espectadores, además de decorados y trajes. Fue una gran pérdida, pero 1945, ya se estaría trabajando en la remodelación y reconstrucción de la misma. En dicha remodelación sufrió bastantes cambios a nivel arquitectónico, sobretodo en su interior. Algo que en mi opinión le ha hecho perder su esencia, y es una de las razones, por las que encuentro la Opera de Budapest, mucho más rica arquitectónicamente.

La opera cuenta con obras clásicas y otras no tanto, que se distribuyen y alternan durante toda la temporada. Es posible adquirir entradas a partir de los 13€, aunque no te garantizo que por ese precio puedas ver algo.

También debes de tener en cuenta a la hora de elegir la obra, que las operas duran como mínimo dos horas y media y la gran mayoría se encuentran en alemán e italiano, aunque dispones de un pequeño display que te dará los subtítulos durante la función en varios idiomas (no en español).

A continuación, te facilito el enlace de la página web de la Opera por si estás interesado en comprar localidades.

https://www.wiener-staatsoper.at/en/

El proceso de compra es bastante sencillo, aunque una vez realizado el pago y tengas el resguardo deberás de solicitar las entradas, ya que el resguardo no es suficiente. Todo el proceso se puede realizar online.


9. Catedral de San Esteban de Viena (Domkirche St. Stephan)

La Catedral de Viena empezó a construirse en el Reinado de Rodolfo IV de Austria, en el 1137. En un principio serían una iglesia y una parroquia. Tras el paso de los años, se han ido incorporando diferentes elementos y realizando nuevas edificaciones sobre el edificio principal, por lo que observaremos una combinación de estilos en la catedral, desde el románico hasta el gótico, pasando por el albertino.

Esta fue la catedral de Mozart, donde se casó con Constanze, además de haber bautizado a sus dos hijos. Hay una placa en su homenaje que detalla los hechos.

Para visitar la catedral tendrás que pagar entrada, existen precios reducidos para menores de 18 años y niños. Además, se puede visitar la Torre Sur de la Catedral, la Campana Pummerin de la Torre Norte, o adquirir una entrada que lo incluya todo, incluso la audioguía por unos 14,50€ los adultos.

Si visitas la catedral, deberías de prestarle especial atención al Portal Gigante, que es la entrada principal a la catedral y la más antigua, data del 1260. El púlpito gótico, considerado algo único a nivel artístico en el mundo.

También te aconsejo que recorras el tejado de la catedral, aunque solamente podrás hacerlo si viajas entre junio y septiembre, durante las visitas guiadas. Por otro lado, tienes la Torre Sur, el Altar Wieners Neustadt y el Órgano Gigante, compuesto por la friolera de 10.000 tubos.


Día 3

10. Naschmarkt

Es un mercado parecido al Rastro en Madrid, pero no he de decir que impresiona bastante más por la grandísima variedad de productos que podrás encontrar y la gran oferta en restauración que tienes.
Se extiende 1,5 km aproximadamente y cuanta con varios pasillos. En él podrás encontrar desde cuberterías de alpaca, hasta acordeones, violines, viejas cámaras Leica o especias.

Si te encuentras en la ciudad un sábado, deberías de acercarte para cotillear un poco la esencia que allí se respira.


11. Palacio Belvedere (Schloss Belvedere)

Se trata de dos palacios de estilo barroco, construidos entre el 1714 y 1716 (Belvedere de Abajo), 1721 y 1723 (Belvedere de Arriba). El 15 de mayo de 1955 en Belvedere tendría lugar la firma del Tratado de Estado Austriaco, por el cual Austria sería un país independiente después de diez años bajo el control de los aliados.

El palacio alberga una gran colección de pintura en su interior, por lo que si esperas ver los aposentos de un gran palacio, te recomiendo que visites el Palacio Imperial de Hofburg o el Palacio Schöbrunn, para que no te decepciones. Los jardines y su arquitectura exterior merece la pena visitarlos, ya que se trata de una de las mayores muestras de arte barroco de la ciudad.

Se encuentra abierto de lunes a domingo de 9:00 a 18:00 a excepción de los viernes, que abren hasta las 21:00.


12. Hundertwasserhaus

Se trata de un barrio residencial de viviendas de protección oficial obra del arquitecto Joseph Krawina, que rompe con las normas de la arquitectura tradicional, como en España hizo Gaudí, con fachadas ondulares, empleando colores llamativos o tejados irregulares.

A estos edificios, poco a poco se le han ido sumando las construcciones de arquitectos como Fráncfort del Meno, Peter Pelikan, Osaka... haciendo de este barrio una visita obligada.


OTROS SITIOS DE INTERÉS

Iglesia de San Carlo Borromeo (Karlskirche)

Seguramente que si vas paseando por la ciudad y te topas con ella, pensarás que esas columnas que custodian la entrada principal tienen grandes similitudes a la Columna de Trajano que hay en Roma, en uno de los extremos de la Plaza de la República.
En estas en cambio se representa la vida de San Carlos Borromeo al igual que en los frescos de su interior. Esto se debe a que en 1713 la peste asoló la ciudad y el emperador Carlos VI al pasar dicho periodo mandó levantar el templo en su honor.


RESTAUTANTES

En cuanto a la comida, muy al contrario de la creencia popular, no es un sitio muy caro, incluso entre semana podrás comer menús del día por unos 9 o 10 euros. Además, tienes gran variedad de restaurantes y cocinas del mundo, entre la que destaca la árabe, ya que existe una gran población de inmigrante de este país.

Uno de los que yo encontré especialmente interesante fue el Cafe Restaurant Leto (Schwertgasse 3, Viena 1010, Austria). Dispone de menú del día, pero te recomiendo que si quieres poder elegir, acudas a pronto, ya que comen bastante antes que en España.  Se destaca por poner cocina tradicional, muy bien cocinada a buen precio.

En cuanto a la famosa Sacher Torte, tienes varios sitios para probarla:

El más famoso de todos es el Hotel Sacher, que es el que da nombre a la tarta. Fundado en el año 1876 por Edward Sacher. La tarta Sacher dio fama a este lugar, pero la receta data de 1832 cuando fue creada por Franz Sacher, padre del fundador del hotel, a la temprana edad de los 16 años.

Para entrar al Hotel Sacher por lo general hay bastante cola, ya que todos los turistas esperan probar el afamado dulce, pero sin duda merecerá la pena. El interior tiene un aire aristocrático y decoración pomposa que no dejará indiferente a nadie.

Eduardo G. ⓒ



Otro de los lugares con fama en la elaboración de la torte es el Café Demel. Para algunos mejor incluso que la Sacher original, pero no es para menos, ya que la historia de esta pastelería comienza en el 1786 convirtiéndose incluso en la cafetería preferida del Kaiser Francisco José y la emperatriz Sissí.


TRANSPORTE

Para el moverse por la ciudad lo más cómodo es comprar el primer día una tarjeta de 48 o 72 horas, en función de los días que vayáis a estar, además ahorraréis bastante tiempo en desplazamientos, que podréis dedicar a visitar más sitios.

En cambio, para ir al aeropuerto, mi recomendación es que cojas un taxi, ya que por algo menos de 30€ podréis ir hasta cuatro personas, mientras que el transporte público cuesta unos 15€ cada trayecto. 


Mapas Turísticos de Viena: http://www.dominiqueflowers.com/mapa-turistico-de-viena.html

Comentarios